Posts Tagged ‘ realidad ’

Que ves cuando me ves? – Lucita.

Uno camina por la vida, reclamando al universo todas y cada una de las “injusticias” que ocurren a diario sin motivo alguno a nuestras personas “Porqué mierda dejé el celular en el baño?!” o “Que pelado hijo de puta si no me pagabas el sueldo te surtía a patadas” o “Olua se me rompió la uña..!!” y mundanalidades varias que sorprendentemente llegan a estresarnos de sobremanera, y se olvida del mundo.

Y si.. Somos todos una manga de egoístas mundanos que no pensamos en otra cosa que no pase de nuestras narices, o nuestros bolsillos.. Intereses propios.

Bah.. Si nosotros no pensamos en nosotros mismos, quien? No?

Estaba en lo mío, en las escaleras de la catedral de Asunción, en grata compañía del Moleskine, plasmando mis ultimos pensamientos, las ultimas vueltas de mi vida (Y que vueltas carajo.. La puta madre) sobre las lineas del papel de 9cm x 15cm, cuando ella se me acerca, y hablamos…

Ella es Lucita.

Lucita tiene 4 años, le gustan los sandwiches de jamon y verduras con CocaCola y no le gustan los caramelos masticables de banana, quiere ahorrar para comprarse un termo de tereré como el mío, vive al lado de la casa de Ña Noli, ahí abajo, en la cacarita, me contó despues del video, mientras tomaba tereré, que no le gustaba tanto que digamos porque no estaba frío, pero la sed era mas fuerte entonces seguía tomando.. Suele pasar no?

Como le gustan los sandwiches, decidí hacerle un regalito, un premio mas o menos por haberse dejado filmar. Aunque premio suficiente pareció ser verse en la pantalla de mi celular una y otra vez, riéndose como si estuviera viendo su serie favorita de Cartoon Network en la tele de su casa, en el aire. Fuí a la cantina de la facultad, compré una botella de Coca de medio, un sandwich de verdura con jamon y una empanada de carne, y con un “dame un beso”, le entregué la bolsita en la entrada de la Católica.

Lucita decidió que no quería invitar lo suyo a Ricardito, que estaba ahi reclamando su parte a cambio de su encanto y ternura al gritarme “Dae monea nde!! Aena!!”.

La ternura de Lucita me conquistó mas fuerte.

Volví a mi posición inicial, sobre las escaleras frente a la catedral con el Moleskine en la mano y el terere al lado. Lucita decidió que la compañía de la loca con la camara era grata y vino a sentarse a mi lado a entablar conversación… Luego de presentarle al señor de la moneda de 500 y el de la moneda de mil, mostrarle su video un  par de veces mas, y ver como los “transeúntes” ignoraban asquerosamente su petición de monedas, sin siquiera mirarla a la cara para decirle “No nena, no tengo”  (Capaz no pueden porque saben que no es cierto… Monedas tenemos todos. UNA por lo menos.) pense.. No da.

Dejemos de ser mierdas; si nosotros no pensamos en nosotros quien va a hacerlo?

Solucionamos nuestra vida olimpica y elegantemente.  A Lucita le gustan los sandwiches de jamon con verduras.

Y soluciona su vida sola.

“PIDO PLATA PORQUE MI ABUELA ME PIDE”

Basta.

Anuncios